El proyecto comisariado y diseñado por Blanca Lleó comprende una serie de acciones, un objeto conmemorativo y un catálogo con dibujos inéditos del maestro.
ACCIONES AUDIOVISUALES:
Las acciones se han centrado en la reedición y difusión – tanto en los  espacios de la Escuela de Arquitectura como en las redes sociales- de todo el material audiovisual disponible con las conferencias, entrevistas e intervenciones de Oiza (desde 1964 hasta el año 2000) con el fin de trasmitir a las nuevas generaciones que además de gran arquitecto, Oiza fue un magnifico maestro: Oiza era un humanista. Para él, conocimiento y experiencia estaban integrados en una actitud que situaba al hombre
en el centro. El suyo era un saber culto pero también intuitivo, y siempre dialéctico. Nada le era ajeno, todo lo pasaba por su tamiz de genio crítico. Nunca evitó dar una opinión personal, reflexiva y comprometida; “soy protestón” decía. Escuchándole se activaban nuestras mentes y nuestros corazones para comprender el mundo y desear actuar transformándolo. Oiza era el genio y la palabra. Su hacer socrático se manifestaba en un derroche de ideas que vinculaban el saber más profundo con la vida. Y con un discurso apasionado enlazaba la geometría con la poesía, la filosofía
con lo cotidiano, el arte con la técnica, la memoria con las aspiraciones de futuro; en suma, el todo con la arquitectura y las personas. Cuando Oiza hablaba en cualquier lugar de la Escuela, se formaba en torno a él un corrillo que iba creciendo al tiempo que su voz convincente e inspirada se alzaba con más y más fuerza.
RUTAS:
Por otra parte, y siguiendo la recomendación de Oiza, se dispuso de un autobús a la puerta de la escuela para tener una experiencia real de la arquitectura. Y así, agrupadas en 10 rutas, sus obras más emblemáticas fueron visitadas contando con los mejores cicerones, arquitectos y profesores especialmente vinculados al maestro y su obra.
OBJETO CONMEMORATIVO:
Como recuerdo del centenario se han repartido de forma gratuita 2000 objetos conmemorativos. Ésta pieza está inspirada en su soñado refugio de Oropesa, una casa no construida que dibujaba durante años y de la que hablaba a sus alumnos, “Soñaba con una casa que sería de estructura vertical porque por encima de lasencinas se dominaba el paisaje esplendoroso de la sierra de Gredos. Invertía el programa convencional y la casa se montaba sobre la zona de dormir para alcanzar el estar que se vivía de día. Tenía arriba un lugar de los sueños, una cubierta de vidrio como ala de mosca que recogía el agua de lluvia”
CATÁLOGO:
Asimismo, se han entregado a todos los interesados –alumnos, profesores, etc.- 2000 ejemplares de un cuaderno/catálogo que recoge fotografías, dibujos, textos y apuntes inéditos del maestro además de las convocatorias de esta celebración.